Academia Cursef
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Jack [Expediente]
Dom Feb 09, 2014 7:39 pm por Darien Louyses

» [Nuevo] Kuro no Keiyakusha ~ Normal
Sáb Feb 08, 2014 5:46 pm por Darien Louyses

» [Confirmación] Sphaera Region
Sáb Feb 08, 2014 5:33 pm por Darien Louyses

» Naruto Mundo Shinobi (Èlite)
Sáb Feb 08, 2014 2:12 pm por Invitado

» Rol Naruto Full {Confirmación - Élite}
Jue Feb 06, 2014 8:47 pm por Darien Louyses

» Secret City foro +18 - Elite [confirmación]
Jue Feb 06, 2014 2:09 pm por Darien Louyses

» Kingdom Hearts Legend [Confirmacion]
Jue Feb 06, 2014 2:08 pm por Lie Unmai

» Rosenzwig Akademie {Elite} confirmacion
Jue Feb 06, 2014 2:08 pm por Lie Unmai

» [Tutorial Photoshop] "Rain"
Jue Feb 06, 2014 3:40 am por Darien Louyses


Shiki Topsite!
Vota por nosotros~
Estadísticas
Tenemos 10 miembros registrados.
El último usuario registrado es Nathan Koufman.

Nuestros miembros han publicado un total de 114 mensajes en 48 argumentos.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 11 el Sáb Jul 04, 2015 7:16 pm.
Si quieres agregar un dato de un personaje, envia un Mp a Darien Louyses junto una imagen del personaje correspondiente. También aceptamos sugerencias de frases leídas on-rol.


Tabris Kaiser }{ Expediente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tabris Kaiser }{ Expediente

Mensaje por Tabris Kaiser el Lun Feb 03, 2014 6:33 pm



Tabris Kaiser
Apodos
Nice, Tab, Alfred, Rodolfo...
Edad
24 aparentes, más de 50
Sexo
Masculino
Orientación Sexual
Pansexual
Especie
Híbrido (Ángel/Ángel Caído)
Oficio
Psicólogo
Referencia
Nice (Hamatora)
                                                                           
DESCRIPCIÓN FÍSICA
Tabris posee la apariencia de un chico joven, algo pálido y ligeramente endeble gracias a su estatura (que no pasa de la media) y su cuerpo delgado y poco ejercitado. Podría pasar sin problema por un estudiante de último curso, a pesar de haber vivido ya más de medio siglo, ya que envejece mucho más lentamente que los humanos, y también que varias otras especies.

Posiblemente una de las cosas que más llamen la atención de su aspecto sea su rostro. Especialmente las bandas que lleva en sus mejillas y su nariz. En un principio las llevaba por todo el cuerpo para cubrir sus heridas, pero con el tiempo fueron cicatrizando y dejó de llevarlas casi todas. Sin embargo, se ha dejado las tres de la cara porque cree que le dan un toque... especial. Otro de sus rasgos característicos son los grandes auriculares amarillos e inalámbricos que suele llevar colgando en el cuello. La imagen general de la ropa que suele llevar, aún cuando trabaja en la escuela, es  colorido y casual... Desde luego, algo diferente de lo que se esperaría de un psicólogo.

Su cabello es corto, desordenado y de un color castaño rojizo. Además de suave, a pesar de que no se lo cuide especialmente. De hecho, es la clase de persona que compra el champú más barato sin mirar las características que tenga...

La forma de sus ojos es algo pequeña, aunque sus orbes son grandes y de un azul muy claro, como un cielo sin nubes.

Durante la mayor parte del tiempo se mantiene con una apariencia que no se distingue de la de un humano normal. Aunque la naturaleza de ángel de su padre le otorga dos grandes alas blancas que puede desplegar a su gusto, una vida longeva, regeneración de sus heridas y algunos poderes mágicos menores, gracias al estatus de su madre es incapaz de volar, y bajo ciertas circunstancias, sus ojos pueden volverse rojos, su cabello totalmente negro y su piel blanca como la nieve.

if you're going through hell keep going

GUSTOS
• La comida. Toda la comida.
• Para su desgracia, tiene tendencia a sentir un gusto por las cosas que cuestan más dinero de lo que él puede permitirse.
• Así que podría decirse que le gusta ahorrar, especialmente si luego puede gastarse el dinero en "pequeños" caprichos.
• Las novelas de detectives.
• Hacer el vago. Posiblemente su pasatiempo favorito.
• De pequeño quería ser un super héroe, y aún hoy en día sigue admirándolos.
• Nunca ha tenido especial interés en el teatro o la interpretación, pero es un magnífico actor.
• Molestar a la gente y gastar bromas es su pequeño placer. Y otro de sus pasatiempos favoritos.
• Resolver crímenes. Cuantos más complicados, mejor. Es como un niño pequeño cuando alguien le propone un misterio.

PERSONALIDAD
La primera impresión que alguien podría tener nada más conocer a Tabris es muy simple: un niño pequeño en el cuerpo de un adulto. Y, a decir verdad, no está demasiado desencaminada.

Es la clase de persona a la que le cuesta bastante centrarse en una cosa. Se aburre con facilidad, así que prefiere ignorar las cosas aburridas y dedicarse a lo que le llame más la atención, aún si eso significa cambiar de idea en mitad de un trabajo y dejarlo sin terminar. No posee la habilidad para "leer el ambiente", lo cual significa que aún en una situación tensa o peligrosa puede seguir actuando como normalmente lo hace: de manera despreocupada, alegre y bromista.

Le cuesta bastante ponerse serio ya que, en cierta manera, es como un niño. Prefiere divertirse haciéndose pasar por estudiante que trabajar rellenando papeles aburridos sobre encuestas que sabe que a nadie le interesan, o quedarse durmiendo en casa antes de tener que salir a hacer recados.

Sin embargo, en su trabajo es excepcional. Y eso es porque, aunque sea difícil de creer, Tabris posee una inteligencia mayor a la media de los demás ángeles, y por supuesto, de los humanos. Posee una gran capacidad de deducción y una memoria casi fotográfica gracias a la que siempre ha sobresalido, tanto en los estudios como en los trabajos que ha tenido a lo largo de los años. Lo malo es que él mismo no es consciente de sus grandes capacidades y no se aprovecha de ellas cuando más le convendría. Para él, saber las relaciones que una persona tiene con su familia sólo por ver su ropa no es más que un divertido juego para impresionar a la gente, y en ocasiones, una excusa para escaquearse rápidamente de un trabajo.

Pero no siempre es el infantil y despreocupado Tabris. A pesar de que sea complicado, hay ocasiones en las que el simpático psicólogo, o el despreocupado híbrido que parece estar divirtiéndose siempre, puede ponerse serio.

Esto se debe, principalmente, a su fuerte sentido de la justicia. Debido a los eventos de su vida (especialmente en su infancia), Tabris ha experimentado de primera mano la injusticia y el desprecio de otras personas. Siempre las ha soportado con una sonrisa en la cara, como si no tuviera que ver con él... pero no soporta ver a otras personas pasar por lo mismo que él. Es por ello que si ve algo pasar justo delante de sus ojos que, según sus principios, es inaceptable, se lanzará a detenerlo con todas sus fuerzas. Aunque alguien tenga que llevarse una nariz rota o un golpe un poco demasiado fuerte en el estómago.

Su sentido de la justicia también se aplica en su trabajo. Si algún alumno acude a él por problemas de autoestima, depresión, o acoso por parte de otras pernas, resulta ser alguien mucho más comprensivo de lo que alguien podría pensar sólo con verle. Es capaz de llegar a extremos inimaginables por alguien a quien sienta que deba proteger, aunque sólo sea un alumno con quien no ha hablado demasiado. Tiene esa necesidad de proteger al más débil de las injusticias, y no dudará en hacer lo que sea necesario.

DISGUSTOS
• Está algo acomplejado por su edad. A partir de su cincuenta cumpleaños dejó de contar porque le deprimía y se sentía viejo.
• Los matones, la gente que molesta a otros sólo por ser más débiles o por ser diferentes. No es raro que rechace trabajar con alguno de ellos si se presentan en su oficina y que los trate con bastante frialdad.
• Su paga. Especialmente cuando disminuye debido a los "daños" causados por una de sus tardes de aburrimiento. ¿¡Cómo pueden hacer que algo tan pequeño se vuelva aún más insignificante!?
• No es de las personas que discriminan a alguien por su raza, sangre o cualquier otro motivo, pero no soporta a los sangre pura que van por ahí presumiendo de sus estatus social y restregándoslo a los demás en la cara.
• Por supuesto, no soporta a los miembros del grupo de Eliminación.
• Vive solo, pero no soporta hacer las tareas del hogar. Y además se le dan fatal.

HISTORIA
Tabris es el fruto de algo que nunca debió pasar.

Su padre, Zeruel, era un ángel de un clan prestigioso a quien nunca le había faltado de nada. Servía en una de las órdenes celestiales, y a pesar de no ser más que un soldado más, tenía buena reputación. Todo el mundo le veía como un modelo a seguir, y su familia creía que una vez se casase y tuviera una familia, sería uno de los ángeles más adorados por la comunidad. Fue por ello que se llevó a cabo una boda concertada con una de las jóvenes más hermosas que su familia pudo encontrar.

Se casaron, y al poco tiempo tuvieron un hijo. Todo parecía ir perfectamente para Zeruel, tal y como su familia había planeado que fuera su vida.

O al menos así fue... hasta que fue enviado a una misión.

Era algo simple. Se habían identificado a algunos ángeles caídos causando desastres e inconvenientes. Era parte de su trabajo, y lo había hecho varias veces. Así que obedeció y fue a cumplir su misión.

Pero entonces la conoció.

A pesar de pertenecer a una familia que había sido expulsada del plano celestial, Iris era el ser más hermoso que había visto nunca. A pesar de que sus alas fueran negras, era un ser amable. A pesar de que su piel fuera blanca y sus ojos rojos como la sangre, su voz era la más dulce que jamás había podido escuchar.

Zeruel no sólamente no fue capaz de cumplir su misión. Sino que se enamoró perdidamente de ella.

Tras perdonarle la vida, simplemente fue incapaz de dejar de pensar en ella. Tras conocerla, se daba cuenta de que su vida había sido malgastada. No amaba a su esposa, no adoraba a sus hijos con ella. Ni siquiera disfrutaba de su trabajo o de su nobleza, si no podía estar con la persona que amaba.

Comenzaron a verse en secreto. Varias veces, estuvo a punto de pedirle que huyeran juntos. Pero por algún motivo, las palabras nunca salían de su boca.

Al cabo de unos meses, sin embargo, Iris fue la que pronunció otras palabras.

Estaba embarazada. Esperaba un hijo, y el padre no podía ser otro más que Zeruel.

Le entró el pánico. ¿Qué podía hacer? Él tenía una vida en los planos celestiales, vivía ahí la vida que su familia había construído para él. No era la vida que él deseaba... Pero era una vida segura. Durante todo el tiempo que había pasado desde que conoció a Iris estaba seguro de que era ella con quien quería vivir... Y sin embargo, huyó. Como si nunca hubiera existido.

Iris quedó sola, esperando a un niño al que debería cuidar. Un niño que llevaría la marca de su padre, un ángel de raza pura. Si tenía suerte y destacaba por ser un híbrido, cabía la posibilidad de que los de su propia raza le rechazasen por parecerse demasiado a un ángel. Varias veces pensó que esa no era una vida que nadie debiera vivir, pero nunca se vio con las fuerzas de detener su embarazo.

Cuando Tabris nació, los temores de su madre se hicieron realidad. El niño parecía demasiado un ángel. Tenía los mismos ojos azules que su padre, aunque su cabello se pareciera más al de un ángel caído.

Su madre trató de protegerle desde el momento en el que nació. Sabía que el mundo exterior sería duro con él, que no le aceptarían por ser mestizo, y que era demasiado duro para alguien tan joven. Durante los primeros años de su vida, Tabris tuvo prohibido salir de su casa, y su única compañía era la soledad que acompañaba a su madre desde que su familia la abandonó por su relación con Zeruel.

Pero Tabris era un niño sano. Y como todos los niños sanos, era también bastante curioso. Así que cuando tenía cinco años, decidió intentar salir a la calle por si mismo.

Todo hubiera ido bien, si no hubiera encontrado con un grupo de niños que comenzaron a molestarle por sus ojos claros. Y cuando desplegó las alas para protegerse de los golpes y resultó estar hecha de plumas blancas, los insultos sólo aumentaron.

Regresó corriendo a casa y logró curarse las heridas para que su madre no supiera que había desobedecido sus órdenes. Pero a pesar de los golpes y los insultos, a Tabris le había gustado lo que había encontrado fuera de las pequeñas paredes de su hogar. Así que volvió a salir. Y volvió a ocultar sus heridas.

Aquello continuó durante algunos años, en los que Iris, en su empeño por proteger a su hijo del duro mundo exterior, decidió darle clases en casa, siendo ella misma su profesora. Pero a pesar de que Iris tuviera una gran educación, Tabris era muy inteligente. Y llegó un momento en el que no supo si estaba bien o no continuar enseñándole.

Cuando Tabris tenía unos diez años, los niños que normalmente se metían con él descubrieron dónde vivía. Comenzaron a tirar piedras. Primero ocasionalmente, pero luego de manera repetida. Hasta el momento en el que una piedra demasiado grande golpeó demasiado fuerte la cabeza de su madre.

Después de que Iris muriera, el pequeño mestizo fue enviado al cuidado de la familia de su madre, ya que no había ninguna información sobre su padre.

En aquella casa, fue recibido con nada más que puro odio. Las palizas que sucedían una vez por semana cuando vivía con su madre por los abusones, se convirtieron en golpes diarios. Los habitantes de la casa parecían ver a Tabris como un saco de boxeo en el que desahogar sus penas. Golpes, insultos y abusos de todo tipo eran las cosas a las que Tabris debía enfrentarse todos los días, como si fuera un castigo. ¿Qué había hecho mal? Nada. Sólo nacer.

Soportó cinco años en la casa de su familia materna. Cinco años en los que fue reuniendo dinero cada vez que podía, cuando nadie le veía. Ahorraba para poder comprar algún lugar en el que vivir y salir de aquél lugar.

Cuando finalmente lo logró, su condición no mejoró demasiado.

Se había librado de los golpes, pero se encontraba en una habitación apestosa, con bichos y sin comida ni trabajo. No poseía ningún estudio oficial, así que no podía encontrar ningún trabajo más que limpiando mesas en algún bar de mala muerte.

Pero no se rindió. Si lo que hacía falta era estudiar, entonces estudiaría. Si no le quedaba más remedio. Por lo menos sabía lo que quería hacer: convertirse en un detective.

...¿Pero qué hay que estudiar para ser un detective?

Eligió al azar, y resultó ser la opción acertada. Psicología.

Aunque el precio de la universidad era demasiado cara para él, pensó que podría arreglárselas de alguna manera. Decidió probar a hacer el examen de ingreso, y los profesores quedaron tan deslumbrados por sus aptitudes, que le ofrecieron una beca para estudiar.

Tabris no entendía del todo qué era eso de una beca, pero no puso ninguna pega.

Estuvo tres años estudiando en la universidad, haciéndose pasar por un humano. Simplemente porque así tenía las cosas más fáciles. Nadie sabía que era híbrido, ni la procedencia de sus padres. Simplemente sabían que se llamaba Nice... Ah, cierto. Porque había tenido que crear una identidad falsa para poder entrar a la universidad.

Terminó la carrera de psicología en dos años, pero se retrasó uno por falta de atención. Era un estudiante brillante, pero como alumno era un desastre. De hecho, la enorme cantidad de clases a las que no había asistido por quedarse dormido fue lo único que le separó de una matrícula de honor.

Una vez se hubo graduado, comenzó su vida como detective. Una vida que pasó mucho más rápido de lo que le habría gustado.

Consiguió una pequeña oficina y comenzó a trabajar. No conseguía mucho dinero, pero era más de lo que ganaba como camarero. La parte mala era que siempre que empezaba a hacerse popular, la gente se preguntaba por qué no envejecía, y se veía obligado a cambiar de nombre y de residencia.

La verdad es que después de los treinta años dejó de tener en cuenta el paso del tiempo, así que no podría decir con exactitud cuánto tiempo estuvo trabajando, o cuántas veces cambió de nombre y de localización.

Pero si era detective, y además tenía talento y le iba bien... ¿Qué fue lo que le llevó a dejar la profesión de sus sueños para convertirse en el psicólogo de una academia?

Muy sencillo. No tenía dinero.

Cuando llegó a San Diego, como todas la veces que se mudaba, se instaló en una oficina y esperó a que llegasen los clientes. Pero los clientes nunca llegaron. Parecía como si los habitantes de esa ciudad ignorasen completamente qué era o para qué servía un detective. Ni un sólo cliente en más de un mes. Estaba acostumbrado a pasar hambre, pero aquello.... honestamente, era más de lo que podía soportar.

Así que decidió buscar algo que pudiera sustentarle, al menos hasta que llegase algún cliente a su oficina y pudiera seguir con lo de ser detective. Fue así como encontró la academia Cursef Louyses, que necesitaba a alguien como psicólogo. A decir verdad, la academia en si no le llamaba demasiado la atención... Pero su sexto instinto le dijo que era bastante probable que pagaran bastante bien. Por lo menos, lo suficientemente bien como para no morirse de hambre.

Y así fue como comenzó a trabajar en Cursef Louyses, aunque para su desgracia la paga no fuera tan alta como él esperaba. Aunque, por si acaso, su oficina de detective aún sigue abierta.

IMAGEN
Spoiler:
http://elvortex.com/wp-content/uploads/2013/10/hamatora_vrtx.jpg
http://www.crymore.net/wp-content/uploads/2014/01/Hamatora-Nice.jpg
http://www.zerochan.net/1646581
http://www.zerochan.net/1664935
Template By Ela To IK



avatar
Tabris Kaiser


Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 03/02/2014

Ver perfil de usuario http://nova-orbis.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Tabris Kaiser }{ Expediente

Mensaje por Darien Louyses el Lun Feb 03, 2014 6:54 pm

Ficha Aceptada
Puedes proceder a pasar por los registros~.
avatar
Darien Louyses


Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 22/01/2014
Edad : 29
Localización : Academia-Liceo.

Ver perfil de usuario http://cursef-louyses.foroa.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.